<Installations> <Archives> <Home> <Workshop> <Prints> <Canvas> <Paper> <Links> <Reviews> <Shows> <Work> <Artist>

Bang! Bang! Toy Gun 

I have an interest in the mundane, in the quotidian aspect of our lives and in how the “everyday” forms our understanding of who we are physically, emotionally and intellectually.  The observation of routine behaviors, leads me to a deeper inquiry into the underlying social and economical patterns of our society.  In my work I strive to communicate my observations and interpretations through simplicity and repetition. This installation projects our community’s encounter with a palpable reality that has the bittersweet taste of progress; one with gains and losses that are often hard to measure.

 “Cap guns, toy pistols and rifles have always been a favorite toy for kids.” A little toy gun can’t hurt anyone; it ejects water, darts and plastic bullets.  Or can it?

According to the 1996 report “Childhood homicide, suicide and firearm deaths: An international comparison by E.G.Krug, L.L.Dahlberg and K.E. Powell,  “.  . . the firearm homicide rate in the United States was 16 times that of the average for other industrialized countries, the firearm suicide rate was 11 times higher, and the unintentional firearm death rate was 9 times higher.” 

Estoy interesado en las cosas mundanas, en la cotidianeidad de la vida y en la manera en que “cada día" forma nuestro entendimiento de quienes somos desde el punto de vista físico, emocional e intelectual. La observación de las conductas rutinarias me conduce a una búsqueda más profunda de las pautas sociales y económicas implícitas en nuestra sociedad. En mi trabajo, procuro comunicar mis observaciones e interpretaciones por medio de la sencillez y de la repetición. Esta instalación sugiere el encuentro de nuestra comunidad con una realidad tangible que tiene el sabor agridulce del progreso, un progreso con logros y fracasos que, frecuentemente, es difícil de medir.

"Los cap guns, las pistolas de juguete y los rifles han sido siempre juguetes de preferencia para los niños." Un pequeño revólver de juguete no le puede hacer mal a nadie, arroja agua, dardos y balas de plástico. ¿O no?

Según el informe “Homicidio infantil, suicidio y muerte por armas de fuego: Una comparación internacional de E.G. Krug, L.L. Dahlberg y K.E. Powell” de 1996, “… el índice de homicidios por armas de fuego en los Estados Unidos fue 16 veces el del promedio de los otros países industrializados, el índice de suicidios por armas de fuego fue 11 veces más alto, y el índice de muertes accidentales por armas de fuego fue 9 veces mayor.”

BANG! BANG! TOY GUN!!!! ESANIA!!

 

 

 

 

 

Victor Cartagena © 2013